Vivir Despreocupado

DESDE MI DESPACHO
Desde Mi Despacho

Por Isabel Leñero

Hace unos días me tuve que enfrentar a la desagradable sorpresa de que me robaran el coche a plena luz del día.

En los primeros momentos, la sensación de rabia, impotencia, e incredulidad se mezclan con un sentimiento de culpa dificilmente dominable: «Seguro que lo he dejado abierto», «seguro que me dejé las llaves» » seguro que…».

Tras esos primeros momentos, los días posteriores se convierten en una especie de psicosis en la que todo parece tener patas: » ¿¿y mi bolso??» » ¿¿y mi cartera» ??? » ¿¿ y mi dinero???».

Y así se vive en una angustia asfixiante, con un pánico tremendo a CUALQUIER DESAPARICIÓN de cualquier objeto, por insignificante que sea.

Para superar esta situación, me ayudó mucho la reflexión de una amiga mía                    ( despistadilla como yo) .
Ella me contaba como discutía constantemente con su pareja por olvidarse de cerrar la puerta, o por llevar el bolso abierto o por no saber cuánto dinero se lleva en la cartera.

Ella le decía a él: «Mira, no puedo vivir en alerta toda la vida, tú siempre vivirás inseguro, pensando que te has olvidado de algo. Yo en cambio vivo feliz, y si alguna vez me pasa algo, te recordaré que las cosas pasan porque tienen que pasar».

Es verdad que es IMPOSIBLE controlarlo todo.
Y no recomiendo a nadie vivir con la angustia con la que he vivido estos días.
Esto no significa que no tengamos que cuidar de nuestras cosas, pero no es sano vivir con la histeria de que me van a robar todos los días.

Me sirvió de mucho para ratificar esta teoría, el hecho de que una semana después de mi robo, un amigo dejase durante más de una hora su coche (del mismo modelo que el mio) arrancado con la puerta abierta.
Cuando alguien lo avisó casi le da algo…pero mientras vivió feliz y despreocupado y sobre todo NO SE LLEVARON EL COCHE, con lo cual, lleva razón mi amiga:
«LAS COSAS PASAN PORQUE TIENEN QUE PASAR».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.