Viernes Santo: «Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: ‘Todo está cumplido’. E inclinando la cabeza entregó el espíritu»

SEMANA SANTA

Por José Ramón Verea Acosta

Vuestro amigo y cura

 
   Hoy celebramos el primer día del Triduo Pascual. Por tanto, es el día de la Cruz victoriosa, desde donde Jesús nos dejó lo mejor de Él mismo: María como madre, el perdón —también de sus verdugos— y la confianza total en Dios Padre.
   Lo hemos escuchado en la lectura de la Pasión que nos transmite el testimonio de San Juan, presente en el Calvario con María, la Madre del Señor y las mujeres. Es un relato rico en simbología, donde cada pequeño detalle tiene sentido. Pero también el silencio y la austeridad de la Iglesia, hoy, nos ayudan a vivir en un clima de oración, bien atentos al don que celebramos.
   Ante este gran misterio, somos llamados —primero de todo— a ver. La fe cristiana no es la relación reverencial hacia un Dios lejano y abstracto que desconocemos, sino la adhesión a una Persona, verdadero hombre como nosotros y, a la vez, verdadero Dios. El “Invisible” se ha hecho carne de nuestra carne, y ha asumido el ser hombre hasta la muerte y una muerte de cruz. Pero fue una muerte aceptada como rescate por todos, muerte redentora, muerte que nos da vida. Aquellos que estaban ahí y lo vieron, nos transmitieron los hechos y, al mismo tiempo, nos descubren el sentido de aquella muerte.
   Ante esto, nos sentimos agradecidos y admirados. Conocemos el precio del amor: «Nadie tiene mayor amor que el de dar la vida por sus amigos» (Jn 15,13). La oración cristiana no es solamente pedir, sino —antes de nada— admirar agradecidos.
   Jesús, para nosotros, es modelo que hay que imitar, es decir, reproducir en nosotros sus actitudes. Hemos de ser personas que aman hasta darnos y que confiamos en el Padre en toda adversidad.
   Esto contrasta con la atmósfera indiferente de nuestra sociedad; por eso, nuestro testimonio tiene que ser más valiente que nunca, ya que el don es para todos. Como dice Melitón de Sardes, «Él nos ha hecho pasar de la esclavitud a la libertad, de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida. Él es la Pascua de nuestra salvación».
   Escuchemos de nuevo las dos últimas palabras de Jesús en la narración que hoy leemos. La primera: «Tengo sed». La segunda: «Todo está consumado.” Desde un cierto punto de vista, parecen afirmaciones que se anulan. Porque «tengo sed” quiere decir que algo está incompleto, que falta alguna cosa, que luchamos todavía con el deseo ardiente de vivir. «Todo está consumado» quiere decir que se llegó a la plenitud, que el destino se consumó.
   Nuestra existencia se inscribe como un guión, como un trazo de unión, entre esas dos frases de Jesús. Jesús es el Maestro que nos enseña a realizar lo que somos, a realizar nuestra humanidad como un proyecto que se cumple y no como una promesa siempre pendiente de realizarse.

CUERPO II

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.