El árbol de ‘La Quinta’

TRADICIONES
   La ‘quinta’ de este año 2020 está teniendo iniciativas muy bonitas para intentar así quitar ese malestar entre los vecinos por algunos actos no demasiado adecuados de quintas anteriores y que están empañando y mucho la imagen divertida y tradicional de Beas, que no es otra que la de un grupo de chavales que cumplían su mayoría de edad, antes de partir a hacer el servicio militar, se reunían y cantaban sus canciones por las calles del pueblo. Una vez desaparecido el servicio militar obligatorio, la tradición se mantiene y a día de hoy son chavales y chavalas que han cumplido su mayoría de edad en el pasado año.
   Pues bien esta Quinta 2020 , además de pasear los fines de semana por las calles cantando canciones divertidas y pasarlo bien, están teniendo muy bonitas iniciativas como la de este pasado sábado en el parque municipal, donde plantaron un árbol para que así perdure en el tiempo y haya un antes y un después en el comportamiento de estos chavales que años atrás no habían entendido el mensaje que deben transmitir los QUINTOS.
  Al acto acudieron además de los padres de los jóvenes, el alcalde de la localidad Diego L. Becerril quien quiso apoyar de esta forma este tipo de bonitas iniciativas, dedicando estas palabras a través de las redes sociales del propio Ayuntamiento beasino.
  «Desde el Ayuntamiento de Beas acogimos con mucha alegría la iniciativa de los jóvenes de La Quinta 2020 de plantar un árbol entre todos, decidimos apoyarla buscando un árbol para materializar esta idea.
  Elegimos un Cedro del Himalaya, un árbol que simboliza el recuerdo permanente y la inmortalidad, y que, cuando crezca, será el símbolo de estos hombres y mujeres.
  Un punto siempre de encuentro para ellos. Un lugar y un árbol lleno de vida que, de algún modo, les recordará siempre: sus ramas representarán a cada uno de los quintos y quintas, y el tronco la unidad entre ellos y ellas.
  Muchos de estos jóvenes, como ha sucedido siempre, dejarán nuestro pueblo por motivos de estudio, trabajo, por amor… o por otros derroteros de la vida. A partir de ahora encontrarán en este árbol un espacio para el recuerdo cuando regresen al parque y a su pueblo.
  Y en el futuro, cuando crezca el árbol y ellos avancen en edad, podrán compartir con los jóvenes beasinos y beasinas, esos recuerdos.
  Felicidades por esta magnifica idea, y gracias por esta bonita iniciativa».  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.