Arrancan las III Jornadas de Memoria Histórica en Beas

CULTURA
  En la tarde de hoy ha tenido lugar la celebración del primer día de las III Jornadas de Memoria Histórica de Beas. En ellas, han estado presentes el alcalde de Beas Diego Lorenzo Becerril Pérez, la primera teniente de alcalde Rosa María Tirador Villaseñor, la concejala de Cultura María del Mar de la Rosa Domínguez, miembros de la Asociación de Memoria Histórica Onubense, el catedrático beasino Francisco Florencio García Pérez, el historiador José María García Márquez  además de medio centenar de beasinos.
  Estas jornadas han sido inauguradas por el alcalde de nuestro municipio, que agradeció y alabó el trabajo de los hombres y las mujeres que forman parte del grupo de Memoria Histórica de Beas creado hace ya tres años.
  Diego Lorenzo comentó que Beas y su provincia tienen derecho a saber qué pasó en el año 1936, cuando muchos de sus vecinos perdieron la vida o sufrieron la represión del franquismo.  Ha pedido reivindicar el apoyo de las administraciones públicas en favor del conocimiento de los hechos acontecidos en aquella época y ha valorado la implicación del Ayuntamiento de Beas a este motivo. También ha dado mucha importancia al hecho de dignificar a las víctimas poniendo en valor el testimonio de sus familiares y la colocación de una placa con el nombre de Antonio Rodríguez Waflar, concejal beasino fusilado en el año 1936.
   Para finalizar su discurso, agradeció la presencia de la Asociación de Memoria Histórica Onubense, de José María García Márquez y de Tomás autor del cartel de las Jornadas.
  A continuación, dio paso al conferenciante José María García Márquez que fue presentado por Francisco Florencio García.
  García Márquez hizo alusión a la gran cantidad de información existente en torno al franquismo y a sus víctimas pero puntualizaba la falta de veracidad de estos documentos, puesto que, según él, hay una «historia secreta», «una historia no contada». Continuaba su intervención diciendo que «los nombres de las víctimas perfectamente identificadas, se encontraban en el archivo de la Comandancia Militar de Beas que se creó con la ocupación del pueblo el 29 de julio de 1936.
  Estos documentos se perdieron cuando pasaron a ser propiedad de la comandancia de zona, por lo que dijeron que habían “desaparecido’’. El historiador se quejaba de que las instituciones «no han movido un dedo por las víctimas del franquismo».
  A lo largo de su intervención dio detalles sobre lo que pudo ocurrir en Beas y en Huelva en el tiempo del franquismo, donde fusilaron a mucha gente «con nombres y apellidos».
  El trabajo de estas asociaciones según José María «es encomiable porque no solo intentan recuperar la historia, sino que lo hacen casi sin tener archivos y buscando hasta debajo de las piedras testimonios de hijos o nietos que se acerquen más a la realidad de lo que pudo ocurrir hace ochenta años».
  Siguió comentando que «en la posguerra muere más gente en Huelva que durante la represión. Desde el año 1931 hasta 1940 murieron cinco mil ochocientas personas por año y los tres años posteriores hasta ocho mil, lo que quiere decir que el hambre y la represión trajo más muertes».
  Para terminar su ponencia agradece a la asociación la organización de estas jornadas, ya que «dan dignidad al pueblo y a las víctimas».
Este acto se ha desarrollado en un ambiente nostálgico, puesto que muchos de los asistentes son familiares de víctimas del franquismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.