La Escuela de Música felicita la Navidad con un Recital de Villancicos

MÚSICA

Redacción/Fotos: Dani figueras

Ayer viernes, veinte de diciembre, tuvo lugar, en la Escuela Municipal de Música, un entrañable recital de villancicos.
La idea original era llevar la música navideña por excelencia a las calles de nuestro pueblo, sin embargo, debido a las inclemencias del tiempo, el acto hubo de celebrarse en el salón de actos y lo que en principio debía ser un pasacalles se convirtió en un concierto en toda regla. Fue un concierto de corta duración, pero cargado de momentos dignos para el recuerdo.
Con el aforo prácticamente lleno, el evento se dividió en dos partes, a cada cuál más enternecedora.
La primera sección del recital corrió a cargo de los alumnos de guitarra de la escuela. Comandados por su profesor, Antonio Arrayás, interpretaron un total de cinco villancicos todos ellos conocidísimos, tales como, por ejemplo, Los campanilleros y El tamborilero– demostrando gran cohesión y claridad en la ejecución. Dos de los villancicos de su repertorio fueron tocados al alimón con alumnos de flauta dulce, instrumento que aportó un timbre sonoro peculiar al septeto de guitarras.
Tras unos minutos de descanso para efectuar el cambio de escenario, hizo su aparición la Banda de la Escuela Municipal de Música que desgranó una selección de villancicos y temas navideños tales como Navidad, dulce Navidad y la famosa canción de José Feliciano Feliz Navidad, entre otros. El cuerpo instrumental lo conformaban tres clarinetes, cuatro flautas traveseras, cinco trompetas, una tuba, un saxofón tenor, dos saxofones altos, un xilófono, una caja, un bombo y unos platillos. A todos ellos se les sumó el coro de niños de la escuela en la interpretación de las tres primeras piezas del repertorio. Resaltar que los querubines iban ataviados con atuendo navideño, cosa ésta que realzó el aspecto visual del espectáculo. En realidad, los niños estaban preciosos y la ejecución de los villancicos por parte del coro fue uno de los momentos álgidos, a la par que emocionante, de la velada.
En resumen, fue un concierto emotivo que resultó ser un deleite visual y auditivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.