Emotiva carta de una madre al centro Betsaida

BEAS NOTICIAS

La magia de la navidad cuando se instala en nuestros corazones es muy bonita y salen historias y momentos que de otra manera sería imposible y que sirven sin duda para creer que lo mejor está por llegar.

la pasada semana llegaba por correo al centro residencial Betsaida de nuestra localidad una emotiva carta de la madre de uno de los usuarios que emocionó a todos » él lleva varios años ya con nosotros, cuando entró su padre estaba hospitalizado con cáncer, no lo llegamos a conocer. Es un gran dependiente y ha requerido un gran esfuerzo por parte del centro para su adaptación» nos decía su director Francisco Martín.

En la carta la madre se mostraba muy agradecida por la atención que prestan desde Betsaida por parte de todos los que forman esa gran familia perteneciente a la Asociación de Obras Cristianas de Gibraleón » Durante el estado de alarma, esa distancia intentamos solventarla con determinadas herramientas  como videollamadas, intentando sobre todo mantener el contacto con las familias, ya que en determinados momentos las visitas físicas han estado totalmente prohibidas«, continuaba el director

En la carta esta madre agradece «A los cuidadores, los titos como dice Rubén, que estáis pendientes de ellos noche y día. A las enfermeras que cuidáis de su tratamiento para que se encuentren bien, a las señoras de la limpieza, a la señora de ropería para que estén limpios…«, y a todos en general por cuidar de su niño.

«Cuando este usuario llegó a nuestro centro, dar un paseo con él era complicadísimo para la familia, y ha habido grandes avances desde que está aquí, en cuanto a tener un comportamiento de saber estar, de mantener los tiempos, de pedir permiso. Son cosas que desde fuera pueden parecer insignificantes , pero las cosas que ocurren aquí solo lo pueden entender las familias y las personas que trabajamos en Betsaida«.

No cabe duda que para conseguir todos los avances de los usuarios del centro, no sería posible sin el enorme trabajo que hay detrás, «cada vez que suena el teléfono , bien sea por un familiar, por un cuidador, o por lo que sea, detrás de esa llamada siempre hay un problema, entonces que de vez en cuando lleguen detrás de esa llamada o detrás de un escrito un agradecimiento, no te imaginas el chute de moral que te da y se agradece muchísimo«, terminaba Martín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.