Beas vivió su Domingo de Ramos

FE
   Beas no quiso dejar pasar el Domingo de Ramos como un día más de este confinamiento y se propuso ya desde primera hora de la mañana enseñar sus mejores galas, luciendo ramas de olivo, palmas que fabricaron en casa y diferentes colgadura 
en los balcones y ventanas que hacían alusión a Nuestro Padre Jesús de la Amargura, Señor de Clarines, y a la Semana Santa beasina.
   A lo largo del Día en las redes se podían ver todo tipo de altares y gestos que nos hacían ver que no era un domingo cualquiera, que este año más que nunca esta semana de pasión es distinta. Muchos han sido los detalles que nos han  emocionado y sería muy difícil e incluso injusto intentar nombrarlos todos, porque seguro que habría algún rincón de cualquier casa que tuviera ese altar y que no nos hubiera llegado.
   Por eso, nos vamos a detener en dos que entendemos representan perfectamente lo que significa un Domingo de Ramos. Por un lado la oración junto a ese rincón que Manolo Márquez preparó para vivir esta Semana Mayor y que nos llena de fe y esperanza; «hoy Domingo de Ramos, a las 16 horas como cada año leo el evangelio (Pasión), hoy pido por todos esos sanitarios que luchan contra la pandemia, por los enfermos que están echando el pulso de su vida contra la enfermedad y a nuestros cuerpos de seguridad que se exponen cada día para mantener el orden. Amen…. «, publicaba en sus redes.
   Por otro lado una espectacular foto del Señor de la Amargura subida a las redes por Sonia Arcos y sobre la que se podía leer “Un Domingo de Ramos diferente con un amargo sabor de boca, pero yo me siento privilegiada de tenerte aquí a mi vera. Ahora nos queda soñar un año entero otra vez… “.
   Sirvan estas fotos y estas palabras como homenaje a todas aquellas personas que con sus gestos mantienen viva la esperanza y nos hacen vivir esta Semana Santa de otra manera, pero sin dejar de poner la mirada hacia Jesús.


#SemanaSantaenCasa
#EsteVirusLoParamosUnidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.