Beas sigue del lado de las mujeres maltratadas en este 25N pasado por agua

BEAS NOTICIAS

En el día en el que millones de personas en el mundo expresan su rechazo contra la violencia que se ejerce sobre las mujeres, Beas se sumaba a esta celebración desde el Centro de Servicios Sociales «No hemos podido realizarlo por la lluvia como teníamos pensado, con una marcha que acabaría en el parque leyendo allí el manifiesto, pero a pesar de todo no hemos querido dejar de conmemorar este día tan importante para nosotros, que desde el Ayuntamiento de Beas consideramos que es importante luchar contra esta lacra» comenzaba maría del Mar de la Rosa , concejala de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Beas , antes de dar lectura al Manifiesto de este 25N junto a Rosa Tirador y Antonia Delgado , Presidenta de la Asociación de Mujeres de Beas.

Al acto también acudieron una representación del Ayuntamiento de Beas encabezada por el alcalde Diego Becerril y del resto de partidos políticos que forman parte del consistorio beasino.

Según datos de la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género, desde que se empezaron a contabilizar en 2003 estos asesinatos hasta la fecha, 1.115 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas. El año 2020 cerró con 45 mujeres asesinadas. De estos 45 casos, un 20% tuvieron lugar en Andalucía, siendo ésta la comunidad autónoma que presentó mayores cifras de asesinatos.

Según se constata en el Manifiesto las relaciones de género son menos igualitarias para las mujeres que residen en el ámbito rural, por lo que las Diputaciones andaluzas y la instituciones que han hecho público el documento se comprometen, en consonancia con las peticiones del movimiento feminista y de las asociaciones de mujeres, a mejorar la atención de las víctimas en el medio rural.

Para ello, las instituciones onubenses han mostrado su compromiso, entre otras actuaciones, a reforzar e implementar políticas públicas de empleo destinadas a mujeres víctimas que residan en el medio rural, favoreciendo la implicación del empresariado local en su inserción socio-laboral; a promover las asociaciones de mujeres rurales como escudo y espacio seguro contra la violencia de género; y a apoyar la implementación de la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias, para visibilizar el trabajo invisible de muchas mujeres del sector agrario y mejorar su independencia económica.

También, y entre otras medidas destinadas a facilitar a las mujeres rurales su salida de la violencia, el documento recoge el compromiso de seguir trabajando en el empoderamiento de las mujeres del ámbito rural, favoreciendo el desarrollo de los recursos y servicios esenciales de proximidad destinados a la atención a las víctimas de la violencia de género.

El Manifiesto, consensuado por las ocho Diputaciones andaluzas, también se hace eco de la violencia que utiliza a las personas más vulnerables, niños y niñas, para hacer daño a sus madres: la violencia vicaria, que “nos rompe como sociedad”.

El Manifiesto concluye con el compromiso de las instituciones onubenses con “las víctimas, con la sociedad y con el futuro” y la promesa de “no dar un paso atrás en nuestra lucha por una sociedad más justa, más libre y más igualitaria”.

La lectura del manifiesto concluyó con un aplauso mientras sonaba el tema de Rozalén «La puerta Violeta» un auténtico himno para cada 25 de Noviembre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.