La Guardia Civil intentó buscar de nuevo a Jorge entre el martintillo y el dique de Beas

NOTICIAS

Ayer se cumplían 9 meses desde que Jorge Alamillo  desapareciera por los alrededores de Candón. Un suceso que en todo este tiempo tiene conmocionado a todo el pueblo , además de como comprenderemos todos a su familia y amigos cercanos.

En todo este tiempo la familia se ha planteado muchas hipótesis pero, ya prefieren no pensar en ninguna más. Ya solo les queda esperar que desde las autoridades les den algún indicio o algún hilo del que tirar. «La Guardia Civil intentó investigar de nuevo por la zona entre martintilllo y el dique de Beas pero es una zona complicada. Estuvieron investigando con drones, según nos dicen, pero no pudieron ver la zona bien del todo por la maleza de la zona, que está muy sucia y no pudieron acceder bien«, nos decía su primo David Mora.

Su familia lo echa mucho de menos y siguen esperando su regreso día tras día  «9 meses sin saber de ti. El dolor, la tristeza y la pena que me causan tu desaparición no me dejan escribir nada», escribía su hermana en su perfil social.
Pero las redes sociales los 24 de cada mes recuerdan la imagen de Jorge que se comparte cientos de veces para que nunca se olvide y le dedican bonitas palabras esperando su regreso.  «TRAS NUEVE MESES, LAS PUERTAS DE LAS CASAS DE CANDÓN PERMANECEN ENTREABIERTAS ESPERANDO QUE JORGE ALAMILLO VUELVA A CASA«.

Con este titular comenzaba a escribir en su perfil Alfonso Romera una preciosa llamada llena de esperanza «Nada se cierra en la aldea cuando se sueña con que el amigo regrese. Aunque sepamos que la espera es incierta. Cuando la mente viaja entre los peores presagios, sus vecinos son capaces de buscar rendijas por las que entrever la esperanza. Pero son ya, nueve meses. Tiempo, en que el estudiante es capaz de superar un curso académico. Tiempo, en que se puede gestar una vida. Pero para la familia de Jorge, nueve meses son tan solo un tren de días, enganchados a otros días, viajando en un profundo desconsuelo.

Dicen que el número nueve tiene algo de magia. Yo prefiero creer en la ciencia. Y pensar que alguien está haciendo bien su trabajo, para que Jorge aparezca. Porque su familia, sus vecinos y sus compañeros ya lo hicieron. Y con creces«. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.