Confinados. Consejos para huir de la histeria y el miedo.

PSICOLOGÍA

Psicología En Casa

Por Marina Gómez

Decretado el estado de alarma en nuestro país (y ya casi a nivel mundial). Estamos ante una situación jamás vivida, jamás contada, sin precedentes, por lo que jamás gestionada.
Informarse bien, y evitar bulos, seguir las recomendaciones sanitarias y poner una dosis de humor, factores clave.

La situación que nos está tocando vivir ante la crisis sanitaria y con el estado de alarma decretado por el Gobierno, es un escenario inédito para la mayoría de los ciudadanos y generaciones de nuestro país. Por eso, desde mi profesión y con ayuda de mi colectivo, quiero aportar mi granito de arena, daros recomendaciones psicológicas ante las diferentes reacciones y estados por los que vamos a pasar. Y acciones para poner en práctica durante este confinamiento, que tiene ganas de alargarse…
Y, ¿por qué estados pasaremos o qué es normal sentir? Cuando nos enfrentamos a una situación que no conocemos y pensamos que puede ser peligrosa, es frecuente y natural sentir temor (miedo). El miedo es una emoción básica y tiene la función de protegernos ante situaciones desconocidas y en las que nos sentimos en peligro. Se trata de una respuesta adaptativa. Gracias al miedo, nos mantenemos alerta, y además, ponemos en marcha con mucha más eficacia acciones de lucha o huida ante el peligro. Ahora mismo nos quedamos en casa, o nos protegemos si tenemos que salir, por tanto, el miedo ya está haciendo su función. Nos está ayudando a actuar. Cuando el miedo alcanza niveles excesivos, pasa a ser algo negativo que nos bloquea y nos impide gestionar la situación con eficacia.
En estos días podemos considerar normal sentirnos preocupados, si gestionamos bien este temor, y no entramos en pánico, será un aliado para salir de esta situación bien, y lo antes posible.
¿qué mas puede sucedernos en estos días? Lo que ya está sucediendo… en situaciones de alto interés y baja información es muy frecuente que surjan bulos, rumores, y que nuestra psique filtre solo la información negativa. En este sentido, la situación del Covid-19 cumple las condiciones para que se genere esto.
Para combatirlos y para gestionar bien nuestra posible sensación de indefensión ante la situación, y las posibles preocupaciones, os voy a dar unos consejos muy sencillos:
  • Infórmate bien. Consulta SOLO canales de información oficiales. Cuidado con la información que circula por las redes sociales, y con contribuir a difundirla compartiéndola. Si dejásemos de compartir y enviar muchas cosas, nuestros niveles de preocupación bajarían, y llevaríamos esto mucho mejor.
  • Evita la sobreinformación. Procura no estar continuamente hablando y buscando información sobre este tema. Estar permanentemente conectado no nos hará estar mejor informados y puede aumentar los temores innecesariamente.
  • ¿Cómo manejamos esto con los peques de la casa? Es importante prestar atención a sus dudas y preocupaciones. No generarles inquietudes si no las tienen, pero responderles a sus preguntas a medida que vayan apareciendo. Os recomiendo seguir su ritmo y responder solo a lo que pregunten, sin sobrecargarles de información si no la piden. No mentirles, usar explicaciones adaptadas a su nivel, y ayudarles a comprender la situación, pero hasta donde ellos lo necesiten.
  • Seguir las recomendaciones sanitarias. Las autoridades sanitarias establecen las medidas más adecuadas para hacer frente a la enfermedad y minimizar los contagios, así como las medidas a seguir si sospechamos de contagio. Por favor, confiar en la ciencia y en la experiencia de nuestro sistema sanitario.
  • Adopta medidas razonables. No tomes más precauciones de las necesarias para no alimentar nuestro propio miedo y el de quienes nos rodean, en especial el de niños, niñas y personas mayores que sienten indefensión ante esta situación.
  • Rutinas diarias y vida normal dentro de lo posible. Procura mantener tus rutinas y dentro de lo posible haz vida normal. El miedo se controla mucho mejor a través de nuestros comportamientos saludables, que a través de precauciones innecesarias.
  • Usa el sentido del humor, y de eso, a nuestra sociedad le sobra. El humor es una emoción que ayuda a mantener controlada la emoción del miedo. Somos seres adaptables, saquemos el lado positivo de nuestros días aislados.
Por último, y esto lo aporto a titulo personal, estoy observando estos días una emoción mucho más perjudicial, que es usar esta situación para sacar ira y culpa. Estas emociones las utilizamos cuando nos sentimos débiles, para sentir que controlamos la situación culpando a otros de lo que sucede. No es momento, ya lo habrá. No hay culpables, existe una gestión con la que podemos estar de acuerdo o no. No existen asesinos, en absoluto. Considero que la forma en la que estamos juzgando la respuesta a una crisis jamás vivida, jamás contada, jamás gestionada es una mezcla de frivolidad, atrevimiento e irresponsabilidad. Yo tengo todas las dudas (y confío que todos los profesionales que están gestionando y trabajando en esta crisis las tengan a diario) otros a través de redes muestran solo certezas. Y la certeza o el saber no caben en esta situación, es imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.